miércoles, 4 de abril de 2012

El corazón delator (fragmento) de Edgar Allan Poe



Los agentes estaban satisfechos. Mi comportamiento les había convencido. Yo me encontraba muy a gusto. Se sentaron y hablaron sobre cosas generales a las que yo contestaba animadamente. Pero no mucho después empecé a sentir que empalidecía y deseé que se fueran. Me dolía la cabeza y sentía un zumbido en los oídos; pero ellos seguían sentados y continuaban charlando. El zumbido se hizo más perceptible, no cesaba y cada vez era más intenso. Yo hablaba mucha para librarme de aquella sensación, pero el zumbido continuaba, cada vez más claro, hasta que al fin descubrí que el ruido no estaba dentro de mis oídos.
Sin duda me puse muy pálido, pero continué hablando aceleradamente, con voz muy alta y , sin embargo, el sonido aumentaba. ¿Qué podía hacer? Era un sonido rápido, monótono y ahogado como el de un reloj envuelto en algodones. Respiraba jadeante y los agentes seguían sin oír nada. Hablé más deprisa, con más vehemencia y , a pesar de todo, el ruido aumentaba constantemente. Me levanté y discutí pequeñeces en un tono muy alto y con violentos gestos, pero el ruido seguía creciendo. ¡Oh, Dios! ¿ qué podría hacer? Lanzaba espumarajos, desvariaba, juraba. Hice girar la silla en la que estuve sentado y la arrastré por el suelo arañando las tablas. Pero el ruido lo dominaba todo y crecía sin cesar. ¡ Se hizo más fuerte... más fuerte... más fuerte! Y sin embargo, los hombres hablaban tranquilamente y sonreían. ¿Sería posible que no oyeran nada? ¡Dios Todopoderoso!...¡No, no! ¡Oían y sospechaban y sabían! ¡ se estaban burlando de mi terror! Lo pensé entonces y aún ahora lo pienso. ¡Pero cualquier cosa era mejor que aquella agonía! ¡ Cualquier cosa era preferible a aquella burla! ¡No pude soportar más sus sonrisas hipócritas! ¡ tenía que gritar o moriría! Y de nuevo ¡ escuchen! ¡ más intenso... más intenso... más intenso!
- “Canallas!”, grité frenético, “¡no disimulen más! ¡ Lo confieso todo! ¡ Arranquen las tablas!... ¡ahí, ahí!...¡ese es el latido de su aborrecible corazón!”


ilustración de Garbi KW http://www.garbikw.com/  

No hay comentarios:

Publicar un comentario